Centro de Interpretación de la Industria Panadera

Centro de Interpretación de la Industria Panadera

El pan se vislumbra como la principal seña de identidad, razón de ser del carácter del municipio y eje fundamental de la vida tradicional alcalareña. 

El centro de interpretación ocupa la fábrica original de tres pisos que conformaba la antigua Harinera.

Este espacio se ha rehabilitado conservando la estructura y maquinaria original, pero adaptándola a las normas de accesibilidad; consta de planta baja, planta primera y planta segunda. 

En este edificio, a través de la interpretación de la maquinaria, se muestra el proceso de elaboración de su ingrediente base más preciado: la harina.

Horario de visita

Mañanas:

  • Lunes a viernes: 9h-14h
  • Sábado, domignos y festivos: 10h-13h

Tardes:

  • Jueves, viernes y sábado: 16h-18h

¿Qué encontrarás en el 
Centro de interpretación de la Industria Harinera?

El recorrido comienza en la planta segunda, y sigue el proceso de fabricación de la harina hasta que era distribuido en uno de los seis camiones que llegó a contar la harinera.

Planta segunda

En la segunda planta se llevaba a cabo la limpieza de los granos, que llegaban con restos de tallos y de la cubierta del cereal. 

Antes de entrar en ninguna máquina se hacía pasar el trigo por un imán, para quitar los elementos metálicos que pudiesen estar presentes y que podrían dañar las siguientes máquinas o estropear toda la molienda.

Además, era necesario eliminar todas esas impurezas o la parte del germen del grano, que daría a la harina un mal sabor. 

Una vez preparado el grano, podría seguir su viaje por la fábrica.

Planta primera

En la primera planta, se terminaba la selección del grano y se preparaba para su posterior molienda. El triarbejón era una máquina que mediante rodillos iba separando el grano de trigo del resto de granos y desechos.

Además, la despuntadora se encargaba de eliminar las posibles germinaciones del grano.

En esta planta también se realizaba el tamizado de la harina y el ensacado de la misma, lista para ser distribuida.

Planta baja

En la planta baja, podemos encontrar diversos ingenios que servían para clasificar los granos y molerlos.

Se pueden ver los seis imponentes molinos de rodillo de la fábrica, que el maestro molinero ajustaba para obtener una harina más o menos fina.

Tras conseguir el acabado deseado, la harina subía por unos conductos de nuevo a la planta primera, el recolector de polvo aspiraba y separaba el polvo de la harina y así la dejaba lista para su almacenamiento y ensacado en el silo de la planta baja.