Molino de Vadalejos

Dos eran, los Molinos de Vadalejos: uno por encima, el “de arriba” otro, cerca del Guadaíra , el “de abajo”. Disponían ambos de dos paradas de cubo para la molienda.

Los dos molinos situados en la margen izquierda del río, frente al Castillo,  estaban rodeados de las más ricas huertas del término alcalareño. Cerca vislumbramos los restos de las atarjeas.

Molinos de manantial de la Fuensanta y la Fuente de la Judía. Tanta riqueza de aguas nos sugiere que, posiblemente, un topónimo latino vadum= vado (de donde, vadear), diera lugar a Vadalejos. Así mismo, podría proceder del básico árabe “Wadi”  de donde, el término Guadalejos (Wadi= Guad = río).

Sus sucesivos usos y reformas han hecho desaparecer sus líneas arquitectónicas originales.  Hoy día se distinguen la sala del molino y tres estancias contiguas en base a una planta poligonal.